TOTAL: {[ getCartTotalCost() | currencyFilter ]} Update cart for total shopping_basket Checkout

The Privacy Advisor | Conciencia y socialización de los regímenes de protección de datos: Efectividad v. desconocimiento Related reading: What Equifax means for understanding the dangers of OSS

rss_feed
DPC17_WebBanner_300x250-COPY
iapp-privacycore
Webcon_PA_300x250_ad_Gigya

Introducción
Durante la última década, han sido numerosos los países que han incluido, dentro de sus legislaciones, regímenes generales y específicos para la protección de datos personales o de privacidad, con la esperanza de proteger, de manera especial, los datos personales de sus nacionales y enmarcarlos dentro de un cuerpo normativo. Sin embargo, las cifras que demuestran la efectividad y conciencia sobre la población en general, incluidas las empresas como responsables y encargados del tratamiento de información, siguen siendo muy pobres. La aplicación y efectividad a posteriori de las normas, más que generar el impacto de conciencia e importancia inicial, sólo demuestran la intención de castigar la conducta inapropiada por parte del ente regulador.

La intención inicial
Las autoridades de protección de datos personales, después de muchos años de presión a sus legisladores, finalmente han obtenido las herramientas necesarias, y el marco normativo especial, con el fin de afrontar y gestionar los nuevos desafíos que trae un mundo digital. El tráfico de datos personales hoy en día es, sin lugar a dudas, uno de los grandes insumos para las compañías de vanguardia, y donde los términos y condiciones de las transferencias y transmisiones de datos, los fines y los usos, deberían estar claros desde un comienzo.

Las autoridades locales encargadas de la regulación y protección de datos personales, a pesar de generar un ambiente de seguridad legal, han invertido o modificado el conducto natural en búsqueda de una efectividad mayor, donde se han concentrado en la capacitación corporativa y las medidas de cohesión y donde han olvidado el ciudadano corriente como titular de derechos.

A mi modo de ver, los esfuerzos de las autoridades de protección de datos personales, deben centrarse en la socialización de la normatividad con los ciudadanos del común, donde la capacitación y entendimiento son el primer insumo de protección y donde la primera línea de defensa frente a cualquier vulneración de los derechos de los titulares. Un ciudadano capacitado, sin duda, es un sujeto de derecho consciente con la capacidad de divulgar el mensaje y hacer valer sus intereses y los de su entorno.

Evolución o revolución
Los nuevos desafíos que representa un entorno globalizado han puesto en jaque a la mayoría de legislaciones por su situación estática. Los sistemas de gestión de datos personales, no pueden ser considerados como sistemas estáticos, teniendo en cuenta que su movilidad y trasformación, se derivan de las propias implicaciones legales de cada país y las corporativas propias de cada sociedad. Así las cosas, si bien la manera de compartir y concentrarse en un entorno globalizado ha cambiado la manera de pensar y comunicarse de las personas, nos encontramos frente a una revolución digital, donde los retos tecnológicos son cada vez mayores y donde el legislador tiene que alcanzar el ritmo frenético de la tecnología, en especial, frente a los procesos de privacidad y data sharing.

Los activos que corresponden a la revolución digital son cada vez mayores y variados y la manera de compartir datos personales es mucho más diversa, abriendo canales inexplorados y prestando servicios novedosos. La autoridad de protección de datos, debe hacer parte de la revolución digital, evolucionar dentro de su entorno y liderar los mecanismos de protección de vanguardia.

La manera de comunicar: Nuevos retos
Es claro que, en estos tiempos modernos, la manera de comunicar un mensaje marca la diferencia y la incapacidad de comunicarlo correctamente -la mala interpretación o incluso la indebida selección del canal de comunicación- son factores que originan dificultades para reconocer e interpretar de manera adecuada un mensaje en específico.

La conciencia de la población en general, frente a cualquier tema derivado de datos personales o privacidad, es muy baja o nula, en especial, en relación al sinnúmero de deberes, derechos y obligaciones que incluye este cuerpo normativo. Solamente las grandes corporaciones (por su carga de obligación), la academia (por su rol de enseñanza) y los profesionales especializados poseen los conocimientos necesarios para comprender la mayoría de conceptos sobre privacidad y datos personales.

Es por esto que, sin duda, la selección del canal de comunicación y la manera de comunicar como tal, han sido un gran fallo a la hora de informar y capacitar por parte de las autoridades de datos personales. En un mundo gobernado por millennials, donde el tráfico de datos es, sin duda, una gran parte de sus relaciones con el mundo, una estrategia de comunicación asertiva, utilizando canales modernos, de fácil acceso y sin burocracia, garantizarán una mejor comprensión de un régimen de protección de datos en ascenso, haciéndolos parte del cambio cultural necesario para lograr una efectividad mucho mayor.

Una socialización realizada por expertos pertenecientes al mismo grupo social o cultural, la inclusión de canales modernos y un mensaje fácil de comprender, sin tecnicismos legales, de seguro garantizarán la conciencia colectiva en un tema que es necesaria -la intervención del ciudadano promedio- para controlar el mismo entorno de compartir.

Comments

If you want to comment on this post, you need to login.